El Desván colabora con...

jueves, 15 de marzo de 2018

Mi opinión nº168 "Todas las malditas decisiones" (Everlasting Wound 1) de May Boeken.

¡Buenos días mis delicias!
Después de estar unos días pochilla vuelvo con la opinión de otra de mis últimas lecturas.
"Todas las malditas decisiones"
(Everlasting Wound 1)
de May Boeken.
Antes de dar comienzo quiero agradecer a Phoebe Romántica el envío del ejemplar en digital para su lectura.
¡Muchas gracias!
Y sin más demora...
¡Vamos allá!


Autora: May Boeken
Editorial: Ediciones Pàmies
Sello: Phoebe
ISBN: 978-84-16970-61-2
Género: Romántico/Contemporáneo
Número de páginas: 321
Rebeka, veinteañera y bilbaína, odia las despedidas de soltera, pero muy a su pesar se encuentra en Londres celebrando una. Mientras lamenta su suerte en la barra de un bar, conoce a Gary, norirlandés treintañero, quien se presenta a sí mismo como una estrella del rock. Tras una noche de risas, cervezas y chupitos, Rebeka se despierta en casa de Gary. Y menuda sorpresa cuando descubre que no solo es una estrella del rock: es el cantante y fundador de Everlasting Wound, uno de los grupos con más tirón del momento. De vuelta en Bilbao, Rebeka trata de retomar su rutina en la universidad, con su exnovio, que es bastante capullo, con su amiga Ana, que reparte consejos poco ortodoxos, y con un Gary que no la va a dejar escapar. Y es que hay parejas que cocinan las relaciones a fuego lento, y hay otras que se consumen desde el primer día. Pero los monstruos de la fama, el pasado y el futuro van a hacer que las ochocientas cincuenta millas que separan Londres de Bilbao sean el menor de sus problemas…


Últimamente me da la sensación de que se profundiza demasiado en la sinopsis, así que no añadiré nada más ya que considero que cuenta bastante para que nos podamos hacer una ligera idea sobre el argumento de la historia.

Hoy iré al grano y os hablaré, como siempre, de los personajes, tanto principales como secundarios, pluma de la autora, mis impresiones y lo que creo que vais a encontrar en esta novela.

Vamos a comenzar con nuestros protagonistas: Rebeka y Gary.

Rebeka: una chica de veinticinco años que cursa el último año de la carrera de comunicación. Su última relación la dejó muy tocada, ya no solo en el plano emocional, si no que la vuelve una chica insegura, desconfiada, cauta y denota, en muchas ocasiones, cierta baja autoestima. A su vez es una persona muy divertida, con una incontinencia verbal descomunal, muy cariñosa con los suyos y es muy ocurrente. En su juventud fue bastante rebelde e hizo cosas que la marcan y, por mucho que lo intente, no puede evitar que la condicionen y le hagan tener ataques de pánico y salir huyendo a la primera de cambio. En el momento que conoce a Gary la atracción que siente por él es brutal, a lo largo de su corta estancia en Londres conoce un lado de ese misterioso hombre que le fascina y le atrae como la luz a las polillas. Los fantasmas del pasado en todo momento hacen acto de presencia no permitiéndole ser del todo ella misma. Quiere dar carpetazo y dejarse llevar, pero el yugo del pasado no se lo permite ya que está siempre presente para refrescarle la memoria y hacerle sentir una inmadura y una inconsciente.

Gary: un hombre de treinta y tres años que se ha hecho a sí mismo. Su vida no ha sido fácil en muchos aspectos y, la manera de plasmarlo es a través de sus letras y su música. Es una persona con un halo de misterio increíble, muy atractivo, con un sentido del humor desbordante y bastante ácido en ocasiones. Una persona que ha cometido muchos errores, de los cuales, de algunos se arrepiente y de otros no. Tiene un problema bastante serio que intenta paliar al conocer a Rebeka, ya que ella le transmite tranquilidad, confort y la necesidad de convertirse en una mejor persona, a parte de convertirse, en cierto modo, en su musa. Es un adulador nato, muy pasional y con unas ideas y pensamientos muy profundos debido a las experiencias vividas. El hecho de que Rebeka no sepa quien es para él es como un soplo de aire fresco, puede mostrarse tan y como es, sin ambages, aunque no sea capaz de abrirse del todo con ella. Con una libreta que lleva siempre a cuestas, va tomando notas y escribe letras de canciones sobre todo lo que le llama la atención y se le ocurre.

Respecto a los personajes secundarios debo decir que no hay un elenco excesivo, pero todos y cada uno de ellos tienen mucha relevancia y notoriedad en el desarrollo de la historia.

Os voy a dar a conocer a los que más me han llamado la atención.

Ana: mejor amiga/compañera de piso de Rebeka. Es una persona muy peculiar, sin filtros y con un humor y un carácter envidiables. Tiene unos métodos bastante llamativos para conseguir animar, hacer entrar en razón y regañar a su amiga. Tiene más peligro que una caja de bombas blandiendo un tampón en la mano... y si no que se lo pregunten a Rebeka. La participación de Ana en el desarrollo de la historia es muy notoria y muy relevante. Es un personaje primordial del que me encantaría saber muchísimo más, ahí lo dejo...

Alex: ex pareja de Rebeka, un hombre regio, controlador, embaucador y manipulador. Se le da de vicio el chantaje emocional. Él es el culpable de su ruptura con Rebeka pero tiene el don de darle las vueltas a las cosas y hacer que ella se sienta mal. Es una persona persuasiva y con un ego que no le cabe en el cuerpo. La animadversión que siento por este personaje no tiene límites por lo rastrero y hedonista que es...como si el mundo girase en torno a él.

La ama: madre de Rebeka, una mujer con un genio de mil demonios, bastante melodramática en ocasiones pero con un corazón que no le cabe en el pecho y un amor por su familia encomiable. Es una mujer muy intuitiva y perspicaz y cuesta mucho intentar engañarla u ocultarle algo. Adoro a este personaje.

Fiona: hermana de Gary. Una chica que vive en un sin vivir (valga la redundancia) preocupándose en todo momento por su hermano y por los arrebatos que pueda sufrir. Es un personaje que apoyará a Rebeka en los momentos difíciles y dará luz a muchos de los comportamientos de Gary, de los cuales, Rebeka no tiene explicación ninguna.

Halley: una persona que tiene mucho que ver en el pasado de Gary y en el éxito del grupo a través de una canción. Es uno de los fantasmas que Gary debe ahuyentar para poder ser una nueva persona  y darse una oportunidad de ser feliz junto a Rebeka.

Josh: componente del grupo/manager y amigo de Gary. Desde un primer momento considera a Rebeka como una amenaza para la carrera de su amigo. Es un personaje que tiene un aura oscura y me crea muchísima desconfianza.

Chris: componente del grupo y gran amigo de Gary. Un grandullón que, a pesar de su aspecto serio, es un gran amigo y punto de apoyo para el susodicho.

Lucy: novia de Chris. Una chica pizpireta que adora a su chico y apoya al máximo al grupo. Va a ser un gran apoyo en muchos momentos para Rebeka. Este personaje me ha inspirado mucha ternura por su disposición a ayudar.

Ambos protagonistas me han despertado todo tipo de sentimientos, y eso es importante a la hora de leer una novela. Me ha llamado mucho la atención el hecho de lo atormentados que están cada uno a su manera, de su vulnerabilidad, de sus miedos e inquietudes, de sus tendencias auto destructivas, de la necesidad imperiosa que sienten el uno por el otro y, a su vez, el daño que pueden llegar a causarse, lo precipitada y alocada que es su relación, llena de lagunas de sinceridad que hacen que no puedan disfrutar plenamente de dicha relación. Pero también me fascina el deseo de que su historia llegue a buen puerto, la intención de mejorar, de confiar, de dar un salto de fe a pesar de las circunstancias de cada uno de ellos.

He leído muchísimas historias de roqueros, y esta destaca en particular por el hecho de que en el caso de Gary, a pesar de sus problemas, lucha por seguir adelante, por mejorar, por buscar un futuro mejor y refugiarse en su zona de confort que es para él Rebeka. No he visto ese hermetismo, esa rebeldía desmedida, esos excesos desmesurados ni ese tipo de personas destrozadas y consumidas por el éxito y el dinero. Me he encontrado con un hombre sincero, muy inteligente, consecuente, soñador y bohemio. Este es uno de mis puntos más a destacar por lo mucho que me ha fascinado, con lo cual, ha hecho que conecte, tanto con él como con Rebeka desde la primera página.

La pluma de May es fresca, fluida, dinámica, una constante en la que te mantiene a la expectativa de qué es lo que va a suceder a continuación en todo momento. Tiene una manera muy particular de escribir en la que plasma su marca de identidad y eso que es la primera novela que escribe, pero ya se ve que apunta maneras. Hay mucho trasfondo en la historia, muchos puntos de inflexión y sobre todo reflexiones.

Los diálogos están muy bien desarrollados, son abundantes, con un lenguaje coloquial que atrapa al igual que la historia en sí.

El planteamiento, el nudo y el desenlace están muy bien estructurados y muy bien hilados. Hay giros argumentales muy considerables en los que te quedas impactada y sobrecogida. El final es el que me ha dejado fuera de combate, es que es tan decadente, tan triste y desolador... que entras en un estado de euforia y de necesidad por leer la segunda parte de la bilogia que no puedes controlar. May si te pitan los oídos que sepas que soy yo...

Las escenas de pasión no son excesivas y las que hay están descritas con mucho tacto y estilo. No sé exactamente en qué género está catalogada esta novela, pero en erótica no es ya que no se describen dichas escenas al detalle. Son más bien descritas de pasada sin profundizar ni excederse.

La historia de Rebeka y de Gary está aderezada, evidentemente, por mucha música y de calidad. Se nota que la autora se ha documentado mucho sobre todo lo referido al mundo de los grupos musicales, marketing, instrumentos, etc.

La historia está narrada en primera persona por Rebeka. Me habría encantado saber y conocer el punto de vista de Gary, pero no se puede tener todo, lo dicho, mi vena egoísta lectora es la que habla.

El libro consta de de 321 páginas, divididas en 35 capítuloss de extensión, a veces corta a veces media.

He reído como una loca por los puntazos de Rebeka, sus monólogos interiores que mantiene con ella misma, por las salidas de Ana que es una auténtica crack. El hecho de que los personajes sean una vasca y un norirlandés, los mensajes de whatssap que amenizan la enorme distancia que los separa. He pasado malos momentos, de tensión, de tristeza, de impotencia y de abofetearles a ambos en más de una ocasión por ser tan cabezones y por dejarse cegar por la desconfianza. Me he divertido mucho con el  momento "gallo", con los temidos tampones de Ana, por las 960 cuestiones para pasárselo pipa... el efecto Jäger que sufre Rebeka y que le hace ser tan desinhibida y  sentirse libre para vivir, sentir y decidir. Los famosos ¡Oh! constantes que tanta gracia me han hecho. La canción que escribe Gary respecto a una parte anatómica ha sido mortal. Me ha hecho conectar con los personajes y remover sensaciones y sentimientos en mí, algo que considero primordial que debe transmitir una novela.

"Todas las malditas decisiones" es una novela de segundas oportunidades, de sexo, drogas y rock and roll, de dejar atrás a los fantasmas del pasado, a no dejarse ningunear por nadie y que nos hagan de menos, de secretos que dañan, de una pasión desmedida y una dulzura que aturulla. Que tenemos que ser consecuentes con nuestras decisiones, sean malditas o no, correctas o no, ya que si uno no arriesga no gana. Que el amor mueve montañas pero la confianza es lo esencial para llegar a la meta. Que todos somos humanos, tenemos debilidades y recaídas, confundiendo sentimientos y haciendo daño sin intención y la sombra de las mentiras y la desconfianza. Una historia con muchos toques de humor, de tensión, de tristeza y amargura...una amalgama de sentimientos que en ocasiones pueden resultar contradictorios pero que no puedes evitar sentir.


   


MAY BOEKEN es el seudónimo tras el que decidí publicar mi primera novela (Todas las malditas decisiones, 2018, Phoebe). Nací en Pamplona durante el frío enero del 83, aunque resido en Gipuzkoa y tengo una peligrosa ascendencia alemana, que a veces se descontrola un poco. De niña soñaba con ser periodista, pero actualmente me dedico al marketing en una empresa de comunicación, y tras varios relatos inacabados con los que he torturado a mis amigas, he dado rienda suelta a mi pasión escritora con la bilogía Everlasting Wound. Soy amante de los coches, la lectura y la música: me encanta el hard rock, sobre todo las baladas épicas que te dejan sin respiración (aunque en la intimidad es posible que me pilles escuchando a Lady Gaga o algún éxito de los 60). Mis amistades dicen que siempre visto de negro, pero eso no es del todo cierto: la tonalidad de mi ropa varía en función de mi estado de ánimo, desde el negro oscuro al negro chillón.



      





¡Pues hasta aquí la entrada de hoy!
Espero que os haya gustado y si es así, por favor, comentadla y seguid al Desván...
¡Que siempre se agradece!





1 comentario:

  1. Hola!
    A mí esta historia me ha enamorado y mucho. Coincidimos en muchas cosas, las risas del principio, los diálogos tan frescos, la profundidad de los sentimientos de cada uno, pero Gary, con todo lo que es él, destaca por encima de todo!! Estoy deseando leer la segunda parte de la bilogía porque el final me dejó loca!
    un beso
    S

    ResponderEliminar

UN BLOG SE ALIMENTA DE COMENTARIOS, NO TE VAYAS SIN DEJAR EL TUYO, PROMETO DEVOLVERLO EN CUANTO PUEDA. MUCHAS GRACIAS! BESOS MALLORQUINES!!